Si estas un poco fuera de la temática SEO probablemente no sepas que Google comenzó en 2012 a penalizar los métodos de generación de enlaces artificiales, incluyendo los links de baja calidad, las redes de enlaces o la compra de los mismos.

A principios de año, Google comenzó a mandar avisos a aquellos sitios web que estuvieran infringiendo alguna de las normas del buscador relativas a los links entrantes, y ya con la llegada de la actualización del algoritmo (Penguin) se comenzó a penalizar duramente a aquellas webs. Fue curioso ver como en algunos casos el castigo fue ejemplar, sitios web muy importantes penalizados comenzaron a desesperarse para resolverlo.

El consejo de Google era eliminar aquellos links de baja calidad, por lo que los sitios web empezaron a pedir a otros que eliminasen los links que apuntasen a ellos, incluso amenazando con denunciar en caso de que no se hiciese, en fin, una locura. Aquellos enlaces que tanto habían costado conseguir ahora no servían para nada, e incluso podían causar un daño irreparable al posicionamiento tu web.

seowars-bookEn medio de este desconcierto general, una posibilidad comenzó a planear en la cabeza de todo webmaster, la del “SEO negativo”. Generar links de baja calidad apuntando a tus competidores podría convertirse en un arma decisiva en la guerra por el posicionamiento. Las opiniones de Google al respecto se limitaban a decir que ésta práctica era casi inexistente y que trabajaría para prevenir esta posibilidad. Las palabras de Matt Cutts, director del departamento contra el spam en web de Google, tampoco eran muy tranquilizadoras, ya que simplemente confirmó la posibilidad de que esto sucediera sin dar ninguna solución al respecto.

Cuando todo parecía que la guerra sucia en el SEO iba ser algo común, Google, en octubre de 2012,  anunció su herramienta para la desautorización de vínculos con la que zanjó la cuestión del SEO negativo.

Vota