Después de hablaros en un post anterior sobre la guía legal del marketing de influencers, y exponer cuales son los principales aspectos que una marca debe tener en cuenta a la hora de contratar a un influencers; hoy nos ponemos del lado contrario, y os enumeramos 5 aspectos que todo influencer debe tener en cuenta a la hora de hacer negocios.

  1. Protección de la marca

Los derechos de imagen y marca de un influencer son el mayor activo de valor con el que cuenta. Cualquier influencer (youtuber, blogger u otro) debe tener en cuenta que si alguien quiere utilizar su imagen (voz, nombre, avatar, expresiones, etc) tendrá que contar con su consentimiento a través de un contrato y, una más que probable remuneración económica.

Además, se recomienda a los influencers de gran alcance, registrar su marca en la Oficina española de Patentes y Marcas, para evitar cualquier mal mayor.

Crear una marca personal, vinculada a contenidos de calidad en Internet, juega mucho a nuestro favor, sobre todo si hablamos de temas laborales.

  1. Derechos sobre contenidos

Cada influencer debe ser consciente de que es el autor del contenido que crea, y por tanto, que es quien decide qué se hace con ello, tanto si elige compartirlo libremente como si prefiere exprimirle el máximo rendimiento económico posible. Además, el influencer debe saber qué derechos sobre sus contenidos se están cediendo en las plataformas utilizadas. Por ejemplo, Youtube expone en sus condiciones de uso (si, esas que nadie leemos…) que:

8.1 Al cargar o publicar Contenido en YouTube, Ud. estará otorgando a favor de YouTube, una licencia mundial, no exclusiva, exenta de royalties y transferible (con derecho de sub-licencia) para utilizar, reproducir, distribuir, realizar obras derivadas de, mostrar y ejecutar ese Contenido en relación con la prestación de los Servicios y con el funcionamiento del Servicio y de la actividad de YouTube, incluyendo sin limitación alguna, a efectos de promoción y redistribución de la totalidad o de una parte del Servicio (y de sus obras derivadas) en cualquier formato y a través de cualquier canal de comunicación.

Referente a esto, cada creador de contenido debe respetar a su vez los derechos de propiedad intelectual e industrial de terceros. Es por ello que se aconseja pedir consentimiento siempre antes de utilizar música u obras de un tercero o acudir a un banco de imágenes o de música.

  1. Privacidad

En todos los campos, resulta un gran inconveniente hacer públicos datos personales, más si es a través de la red. Es necesario tener en cuenta que se deben respetar en todos los aspectos: cuidado con hacerlos públicos vídeos o posts en los que participan (con o sin intención) otras personas, sin haber contado previamente con su consentimiento por escrito para ello.

  1. Legalidad del contenido

Aunque Internet puede producir sensación de impunidad, hay que tener mucho cuidado de no delinquir y conocer bien los límites de lo que puede ser un delito y lo que no. Con ello se debe evitar incitar al odio o a la discriminación por motivos de género, circunstancias personales, etc. Igualmente, deben evitarse los contenidos en los cuales se ataque, aunque sea en tono humorístico, el honor, la intimidad o la imagen de las personas.

  1. Reputación online

Nunca nos cansaremos de afirmar que la reputación online es uno de los activos estratégicos de mayor importancia para las personas y empresas, tanto privadas como públicas.

Al estar continuamente expuestos a la opinión pública, los influencers suelen verse inmersos en situaciones complicadas que pueden conllevar un prejuicio de reputación.

Es importante también recordar que por el hecho de ser una persona pública, un influencer tendrá que soportar determinadas opiniones o expresiones que caigan dentro de la libertad de expresión. Su reputación online dependerá de cómo sepa gestionarla.

Vota