Analista webLa Analítica Web es lo más parecido a la bola de cristal con la que todos soñamos alguna vez, a la que podíamos hacerle cualquier pregunta y obtener una respuesta segura. ¿Qué empresa no desearía tener este poder en sus manos? Sin embargo, confundimos la analítica web con crear reportes interminables que solo entendemos nosotros. O peor aún, pensamos que entrar a Google Analytics de vez en cuando ya nos convierte en analistas.

Si nos quedamos en la creación de reportes, nos perdemos una parte fundamental de la analítica web: La Optimización. De hecho, nunca me ha gustado llamar a esta matería analítica web. Su nombre más apropiado sería Optimización de productos digitales. En la optimización está el valor añadido que tiene una buena gestión de la gran cantidad de datos que nos pueden aportar las herramientas de medición. ¿Cuáles son los cuatro conceptos básicos que deberíamos tener en cuenta al hablar de Analítica Web?

1. Sin optimización no hay Analítica. Muchos piensa en datos, en Google Analytics, en hojas de Excel cuando escuchan hablar sobre Analítica Web. Pero un auténtico analista es el profesional capas de optimizar productos digitales en base a toda la información que le aportan esos datos. Los analistas cambian las cosas para mejorarlas.

2. Si algo funciona… ¡Cámbialo! ¿Qué nos han dicho siempre? “Si algo funciona no lo toques”. Pero ¿porqué? Muchas veces nos encontramos respuestas tan simplonas como: “Llevamos 100 años haciendo esto y nunca ha ido mal“.. y precisamente por eso deberíamos plantearnos cambiar. La respuesta correcta de un analista sería: “Si algo funciona, ya tenemos datos como para poder cambiar las cosas.” Empresas como Kodak, o cualquier medio de comunicación son muestra de ello. ¿Cuantos de nuestros lectores compraron un periódico ayer, la última semana o incluso el último año?

Facebook, durante el 2008, cambió completamente el Time Line. A Marck Zuckerberg, durante su visita a la Universidad de Navarra, le preguntaron: “¿Porqué cambiaste el TimeLine de Facebook si ya tienes 400 millones de usuarios registrados y nos gusta el producto?” Su respuesta fue: “Lo cambio porque es mejor.” Hoy, 6 años despues ¿cuántos os acordáis del Timeline de Facebook del 2008? Yo no desde luego. ¿Tenía Facebook necesidad de cambiar el Timeline? No, le iba muy bien así. A día de hoy, Facebook sigue cambiando el producto.

3. “No pienses en el big data, sino en el dato efectivo y simple”: Uno de los gurús de la Analítica web, Avinash Kaushik, tiene un argumento que debería ser nuestro principal aliado: “Cómo en un terabyte de ruido, localizo un byte de señal.” Las herramientas de medición nos sirven precisamente para este cometido.

4. “Tú eres el mejor analista web de tu negocio online”: En cuanto llega a nuestras manos una cuenta de Google Analytics, podremos llegar a saber más cosas del usuario que el propio consejero delegado de la empresa. Y lo que nos deja en una posición aún mejor es saber que ese conocimiento lo tenemos en base a datos reales. No presentimientos, no instito: DATOS. Las posibilidades son infinitas.

Marco Pilco Vinueza

Vota