Community Manager Ballantines

Para ponernos en situación sobre el post de hoy, primero repasemos los sagrados ‘Principios básicos del Community Manager’:

– El Community Manager debe ser un defensor de la comunidad: Escuchar, ser participativo y  capaz de responder a las peticiones y necesidades de los clientes.

– El Community Manager debe ser un embajador de la marca: Promocionar eventos, productos y actualizaciones a los clientes mediante el uso de técnicas de marketing tradicionales y las conversaciones que se produzcan en el medio.

– El Community Manager debe ser un participante objetivo: Ser uno más en la conversación que ya está en marcha en redes. Interactuar, compartir, agradecer, aportar, enriquecer, responder…  ¡Participar!

¿Hasta aquí, entendido? Fácil, ¿verdad? Pues en la práctica no parece ser tan sencillo… O al menos no lo era el pasado lunes para el Community Manager de Ballantine’s.

Situémonos: 4 de mayo de 2015, 08:58h, @Ballantines_ES publica el siguiente tweet:

El apoyo del responsable de la cuenta de Twitter de Ballantine’s (Manolo CM) al Real Madrid provocó el enfado de multitud de seguidores de otros equipos. En respuesta a ello, el hashtag #BoicotABallantines se convirtió en TT, dejando perlas como las siguientes:

 

Ante este aluvión de menciones negativas, Ballantine’s despidió a su responsable en esta red social cuatro horas después del polémico tweet.

Sin embargo, hubo quienes miraron más allá, y pronto la sombra de la campaña viral planeaba sobre la polémica, ¿ha sido todo un montaje?

Pues parece que si. Internet es un refugio donde la delgada línea entre el estupor y la indignación se difumina constantemente. Basta un poco de ingenio y una cuenta con un número destacado de seguidores para mandar a la red una bomba que correrá como la pólvora.

Incertidumbres que finalmente fueron despejadas cuando otra vez desde el timeline de Ballantine’s se publicó un nuevo tweet con un vídeo, que bajo el hastag #LaVerdadSobreManoloCM, desvela ahora el «making off» de la controvertida acción.

Conclusión:

La polémica generada en Twitter desde la cuenta oficial de la marca de whisky era en realidad una campaña orquestada para ganar repercusión.

¿Ha sido algo cruel? Si, pero realmente efectiva, aun saltandose los Principios básicos del Community Manager.

  Lorena Falero