Twitter

Twitter es un arma de doble filo. Por un lado, supone un medio de comunicación de masas muy relevante, además de una herramienta valiosa y eficaz para llegar a un público específico. Sólo hace falta echar un vistazo por la red social en busca de grandes empresas, celebridades y personajes públicos que utilizan su perfil en Twitter para enviar mensajes a sus seguidores.

Pero por otro lado, Twitter puede convertirse en un arma en manos peligrosas; un arma que puede hacer un daño significativo a nuestra imagen pública y a nuestra reputación online si no se usa adecuadamente.

‘Llevarse bien’ con Twitter para construir una marca personal, suele conllevar el desarrollo de una estrategia previa que nos permita comprender los riesgos y beneficios que la red social conlleva.

En primer lugar, las empresas deben de entender que no todo vale en Twitter. Estudiar el mensaje que queremos emitir suele evitarnos problemas futuros que puedan dañar la imagen al ser considerado ofensivo, racista, sexista, difamatorio o insensible.

Para no caer en el error, lo mejor es establecer límites y fijar prioridades:

1. Determinar al Community Manager

Para empezar, lo mejor es determinar quién va a ser el responsable del perfil, que será el encargado de actualizar y publicar el contenido. Se recomienda que esta persona sea alguien que realmente entiende la visión de su empresa. Dependiendo del tamaño de la empresa, valdrá con un único CM, si ésta es pequeña, o con un equipo guiado por un coordinador especializado, en el caso de que la empresa sea de gran tamaño.

2. Proteger las contraseñas

Lo idóneo es cambiar con cierta periodicidad las contraseñas para ayudar a proteger el perfil corporativo de posibles ataques, como fue el caso de Burger King, cuya cuenta oficial hackearon, perjudicando su imagen al publicar que ‘había sido vendida a McDonald’, su principal competidor.

Twitter Burger King

3. Establecer objetivos claros

Por último, la política de comunicación social de su empresa debe hacer frente a los objetivos generales de la compañía quiere lograr. Establecer previamente estos objetivos puede evitar muchos de los tweets imprudentes que tienden a ocurrir cuando las empresas están volando a ciegas. Para utilizar Twitter con fines de gestión de la reputación online y mejora de la marca, las empresas tienen que pensar de forma crítica sobre el tipo de tweets que se envían.

Sin embargo, no queremos quedarnos solo en lo malo; es por ello que también queremos mostraros los beneficios que Twitter puede reportar a tu empresa.

Para empezar, recuerda que Twitter puede ser empleado como una manera de mostrar tu experiencia dentro de la industria. Cuando se dan noticias relacionadas con el sector de tu empresa, se puede utilizar Twitter como medio para compartir opiniones e ideas, o para ofrecer consejos o directrices a tu público que pueda ser relevante para ellos. Twitter puede educar e incitar a la participación.  

También se puede utilizar Twitter para mostrar una imagen más cercana y actual de tu empresa; construir una marca más relacionable y ‘humana’. Cosas tan básicas como publicar una foto o una anécdota, puede servir para la construcción de una buena reputación.

En conclusión, Twitter no es ni positivo ni negativo. Twitter es tan útil como las empresas quieren que sea.

Lorena Falero

Vota