El Tribunal Supremo alemán ha puesto fin a algunas de las sugerencias automáticas de Google en ese país. La decisión fue tomada el pasado martes basándose en que algunas de estas combinaciones de términos pueden afectar a los derechos de alguna persona.

El demandante, un empresario alemán, llevo al gigante informático a los tribunales debido a que cuando éste escribía su apellido en el buscador, las sugerencias automáticas lo asociaba automáticamente con términos tales como “cienciología” o “estafa”.

La sentencia obliga a la empresa californiana a revisar cada caso individualmente a partir de ahora y atender a los perjudicados uno por uno, ya que el motor de búsquedas realiza esta acción de forma automática basándose en la experiencia anterior de otros usuarios.

Google se había negado a eliminar las sugerencias, pese a las peticiones del demandante. Desde 2009 la empresa estadounidense tiene integrado en su buscador la función de autocompletado automático.

Vota