Cada vez más, Google está teniendo en cuenta la experiencia de usuario (UX). El pasado martes anunció dos importantes cambios en su algoritmo:

  1. Eliminará la etiqueta “mobile-friendly”, con la que se identificaban las webs optimizadas para móvil, aunque estos criterios seguirán siendo un factor de posicionamiento. Esta etiqueta se incorporó en 2014 con el objetivo de que el usuario identificara aquellas páginas donde pudieran leer el contenido sin necesidad de hacer zoom o donde poder realizar fácilmente su objetivo.
  1. Comenzará a penalizar a aquellas webs que no tengan una correcta experiencia de usuario en su web para dispositivos móviles. Esto es, aquellas webs móviles que muestran un pop-up o un interstitial que aparecen encima del contenido, ocultándolo u oscureciéndolo y dificultando que el usuario acceda a él fácilmente, frustrando su navegación, ya que además, el botón de cierre de esas ventanas suelen ser muy poco accesibles en dispositivos móviles.

móvil no UX

En su comunicado también ha señalado que no todas las ventanas emergentes serán penalizadas. Hay algunos tipos que según Google se usan de forma “responsable”, estas son por ejemplo, las ventanas emergentes relacionadas con términos legales como el aviso de cookies o la comprobación de la edad del usuario, o la pequeña ventana que invita a instalar la app de la web.

móvil si UX

Con estos cambios el buscador de buscadores vuelve a demostrar que su objetivo sigue siendo el de ayudar a los usuarios a encontrar las mejores respuestas a sus preguntas, sin tener en cuenta el dispositivo que utilicen.

Será a partir del 10 de enero de 2017 cuando Google comenzará a aplicar estas nuevas variantes, penalizando el posicionamiento SEO de las páginas donde el contenido no sea fácilmente accesible al usuario a través del móvil.

 

Vota