Y Google anunció su decisión: dejar de autocensurar los resultados de su buscador en China, www.google.cn.

A partir de ese momento, hace unos días, los resultados de las búsquedas introducidas en el buscador de China son desviados a resultados del buscador Google de Hong Kong.

Esto incluye los términos censurados. Por ejemplo, quien busque Amnesty International China, se encuentra con estos resultados.

google-chinaHay un pequeño problema. Una vez que aparecen, nosotros podemos acceder a esos resultados, pero los usuarios chinos sufren los filtros del régimen, que impiden llegar al contenido censurado.

La polémica se había iniciado en enero de este año, cuando Google anunció que se planteaba incluso abandonar China, tras los ataques de avezados ciberpiratas -muy probablemente vinculados al gobierno chino- a sus servidores. Los asaltantes penetraron electrónicamente en cuentas de gmail.com -que pertenece a Google- para obtener datos de opositores chinos.

La decisión de Google es loable. Pero hay que matizar algunos aspectos:

1)      En realidad, esta decisión de Google, si bien valiente, es altamente ineficiente para el usuario chino, ya que como he dicho, aunque aparecen los resultados de las búsquedas de google hong kong, al intentar entrar en esos resultados desde China no se puede acceder a la información. Aquí queda demostrado que el usuario chino saldrá poco beneficiado, ya que sólo podrá leer los titulares pero el contenido de la noticia sigue filtrado, censurado y bloqueado. De modo que la fiera incursión de Google en China, cual horda mongol libertadora a caballo, se estrella desde el primer día con la Gran Muralla que la dictadura china ha erigido entre Internet y los usuarios chinos, y esos resultados de Google Hong Kong se filtran en China, al igual que todos los contenidos censurables de otros motores de búsquedas de Google en el exterior -de google.com, google.es, etc. La pregunta es ¿no sabía Google que ocurriría esto? Seguramente sí. ¿Hay algo de pirotecnia -gran invento chino, como la pólvora- y golpe de efecto para mejorar su imagen? Puede ser.

2)      Debemos loar que Google batalle ahora en este tema con el gobierno chino -al hilo de otro asunto diferente, como fueron los ciberataques, por cierto de gmail.com no se ha dicho nada- y levante la bandera de la Internet libre y sin censura, pero no podemos olvidar que durante cuatro largos años, su buscador en China se ha autocensurado y así cooperado con la propaganda oficial, ofreciendo a los usuarios los resultados que el gobierno chino quería ofrecer. Rasgarse las vestiduras ahora, después de llevar ese indigno “qipao” tanto tiempo, suena poco creíble. Aunque más vale tarde que nunca.

3)      Y es que en país de los ciegos -las multinacionales respecto a los derechos humanos y la democracia-, el tuerto -Google- es rey. Bing, buscador rival, propiedad de Microsoft, sigue autocensurando sus resultados. Lo propio hace Yahoo, con el agravante que esta empresa tuvo que pedir perdón cuando se supo que había además entregado datos privados a las autoridades chinas que contribuyeron a reprimir a varios opositores.

4)      Aunque moralmente es muy reprochable que sean ciegas o tuertas ante los abusos y serviles con las dictaduras, las empresas tienen la excusa de que están para ganar dinero. Peor ha quedado el gobierno de Estados Unidos, que se supone que está para criticar la censura, pero no ha querido polemizar con la dictadura china ni entrar en esta batalla, considerada una minucia, y ha dejado solo ante el peligro a Google. Parece que Obama está muy ocupado con la reforma sanitaria y quizás ya está satisfecho en este tema con haberse encontrado con el Dalai Lama. Algo por otro lado muy encomiable. Y digno de imitación por otros políticos que emulan a ratos al mulato de la Casa Blanca.

Conclusión: bienvenida sea esta loable decisión de Google, que debe ser imitada o mejorada por otras empresas y gobiernos, aunque a) es una salida intermedia entre irse de China y seguir autocensurándose b) los usuarios chinos saldrán escasamente beneficiados por este cambio, ya que se siguen censurando los resultados, si bien ya no es Google quien lo hace, sino los filtros del gobierno chino c) el motivo de la reyerta tenga un origen ajeno a la censura, realizada por Google durante cuatro años y d) habrá quien sospeche que con esto, además de defender un principio encomiable, Google ha dado un excelente golpe de relaciones públicas y con la excusa de los ciberataques ha realizado unos cambios que ya tenía planeados, mejorando su imagen y paliando parte del daño en su reputación causado por hacer de censores de la dictadura china durante cuatro años. En cualquier caso, loas a Google por levantar ese estandarte, plantar cara al despótico régimen que oprime China y sobre todo por tener unos responsables de relaciones públicas tan hábiles.

Vota