Joseph Kony, criminal de la guerra ugandés, está siendo noticia en los últimos días al ser el centro de una campaña viral muy activa en redes sociales.


Hace unos días, el grupo de activistas de Invisible Children lanzó la campaña Kony 2012, a través de un documental de 30 minutos en Youtube y Vimeo donde se explica las atrocidades del ‘señor de la guerra’. El vídeo ha tenido una gran repercusión en la red, con más de 50 millones de reproducciones en este período y un gran número de reacciones en las redes sociales. Un ejemplo de ello es la creación de hashtags que ya han sido trendic topic en Twitter como #KONY2012 y #StopKony.

El objetivo de la campaña Kony 2012 está claro: dar caza a un cruel y sanguinario líder guerrillero a quien busca desde 2005 la Corte Penal Internacional.

A Joseph Kony se le atribuyen campañas de terror desde hace más de 20 años en Uganda. De hecho, Estados Unidos considera a la guerrilla que lidera Joseph Kony (Lord’s Resistance Army) como grupo terrorista. El grupo es conocido por secuestrar, violar y mutilar a sus víctimas. Una de sus tácticas más infames es la mutilación de orejas y labios de sus víctimas, y la incorporación de niños a sus tropas.

En octubre, el presidente Barack Obama anunció que enviaría 100 efectivos estadounidenses a África para ayudar a rastrear a Kony. Según numerosos reportes, algunas caravanas de ayuda humanitaria y ONG que operan en la zona han sido amenazadas por la guerrilla de Joseph Kony.

Personas que han logrado conocer a Joseph Kony, sobre todo los niños que han escapado, lo describen como un tipo violento, peligroso, imprevisible e inestable que habla con los espíritus y entra en trance. Es un líder que genera pavor, que domina las mentes de sus guerrilleros. En teoría, Kony es un fanático cristiano que se rige por los Diez Mandamientos.

La campaña viral contra Joseph Kony

Noelle Jouglet, portavoz de Invisible Children, ha admitido que incluyó 2012 junto al nombre de Kony para atraer la atención de la gente, intuyendo que la gente daría clic por el gran interés que suscitan las elecciones presidenciales en Estados Unidos en 2012.

El documental ha sido creado por el fundador de Invisible Children, Jason Russell, que decidió dar a conocer a la opinión pública a Joseph Kony tras hablar con un joven ugandés cuyo hermano había sido asesinado por la guerrilla del genocida. “Para que sea detenido hay que encontrarlo. Para encontrarlo, hace falta tecnología y soldados que lo busquen. Para que el Gobierno de EEUU envíe soldados, necesitamos que la gente sepa quién es y quiera capturarlo, ajusticiarlo. Kony debe estar en todas partes, vamos a hacer famoso a Joseph Kony”, explicó Russell al presentar el documental.

Puedes ver el vídeo (subtitulado) de campaña Kony 2012 aquí:

Tras subir el documental a Youtube y Vimeo, el grupo de nuevas tecnologías de Invisible Children envió un enlace al documental a los grupos que cuentan con una amplia base de seguidores, quienes compartieron el enlace en Facebook, Tumblr y Twitter. Además, grupos como The Harry Potter Alliance y Anonymous han corrido la voz.

Para conseguir un mayor número de adeptos, el enlace del vídeo de campaña contra Joseph Kony fue enviado a 20 famosos, entre ellos Bono, Angelina Jolie, Jay Z, Ryan Seacrest y Rihanna. Muchos tuits sobre el filme provienen de seguidores de dichos famosos.

La organización, con sede en San Diego, ha sido cuestionada por su presión ejercida a Estados Unidos. El motivo es que Invisible Children ha instado al gobierno de Estados Unidos en su campaña Kony 2012 por posicionarse por el grupo de Kony o el gobierno de Uganda. Así, ha habido ciertas críticas al considerar que los datos están manipulados o que no se tratan las atrocidades que ha cometido también el gobierno de Uganda, como desarrolla la revista Foreign Affaire.

Otras críticas se han recogido en la página Visible Children. Según dice esta página, la organización promotora del documental gastó el 32% de sus 8,6 millones de dólares de su presupuesto en los gastos de la campaña.

Jouglet respondió a las críticas aclarando que el grupo “debía simplificar” los hechos en el documental para facilitar que su auditorio, gente joven y la población en general, pusiera atención y comprendiera.

La organización publicó en su cuenta de la red social Tumblr una descripción de su misión en África, un desglose de sus gastos y los detalles de la estrategia para ayudar a la captura de Kony.

Marketing viral y otros casos de movilización social a través de sus campañas

La campaña Kony 2012, promovida por Invisible Children, es un claro ejemplo de marketing viral exitoso.

El marketing viral es una estrategia mediante la cual se genera un buzz (‘ruido’) con el objetivo de que esa noticia o promoción llegue al mayor número de gente a través de la red, gracias sobre todo al uso cada vez más generalizado de las redes sociales y los dispositivos móviles.

De esta manera, el funcionamiento de esta técnica es similar a un boca a boca, amplificado y multiplicado por Internet.

Aunque el término de marketing viral se asoció inicialmente para conseguir que las empresas consiguieran una mayor fidelización de sus clientes (comunicación business-to-consumer), las campañas de carácter viral se utilizan cada vez más para el activismo social.

Así, la campaña de Joseph Kony no es, ni mucho menos, el primer ejemplo de la utilización de campañas virales por parte de grupos activistas.

Hace poco más de un año, la revolución egipcia comenzó, en parte gracias a la red. La revuelta tuvo un componente viral, que fue sumando internautas y apoyos sin tregua. Otro ejemplo es en España el movimiento 15M, un movimiento social nacido y promovido en Internet.

Sin embargo, hay muchos otros casos de activismo viral que se han propagado con éxito. Actuable (ahora propiedad de Change.org) quería que se prestara atención a la situación de millones de mujeres de Arabia Saudita que no tienen derecho a conducir, a través de las mujeres activistas saudíes. Para ello, Actuable realizó una campaña contra Subaru, empresa que tiene una gran cuota de mercado en ese país. La razón de esa campaña era que, mientras Subaru vendía en Arabia Saudí una gran cantidad de vehículos que no podían conducir las mujeres, su estrategia de marketing en Europa se centraba precisamente en las mujeres. Tras mostrar esta incoherencia y gracias a la campaña viral centrada en Subaru, se dio a conocer la situación de las mujeres saudíes.

La reacción no tardó en llegar. En junio de 2011, Hillary Clinton, vicepresidenta de los Estados Unidos, hizo una declaración formal en la que denunciaba la situación de las mujeres en ese país, tras haber recibido 10.000 firmas. Precisamente, esa declaración la realizó delante de dirigentes de Japón, país de origen de Subaru.

Tras el caso de la campaña contra Joseph Kony, desde Top Position queremos saber tu opinión. ¿Cómo crees que deben realizarse estas campañas para que tengan éxito? Y por otro lado, ¿Hay algún riesgo de que puedan ser utilizadas con fines distintos a los originales?

Vota