social-media-optimizationSocial Media Optimization es un conjunto de técnicas para posicionar a nuestra marca en canales sociales de una manera eficiente, y que busca aumentar nuestra visibilidad en esos canales. En sus orígenes el SMO igual que el SEO buscaba generar tráfico hacia un determinado sitio web, y aunque sigue siendo su principal función ahora también persigue otros objetivos como la construcción de marca o la difusión de contenidos en las redes sociales.

El SMO es muy parecido al modelo SEO. En lugar de identificar las palabras que usa la gente para buscar información y productos, aquí identificamos los “objetos” alrededor de los cuales se producen conversaciones. (Fotografías, artículos, vídeos… contenidos en definitiva). Y en lugar de optimizar nuestro contenido para que los buscadores lo indexen correctamente, optimizamos nuestro contenido para que los usuarios lo compartan fácilmente.

Por todo esto una máxima que hemos de aplicar en SMO es: aprópiate de la conversación, mejorando la conversación, porque si no lo hacemos se puede volver en nuestra contra.

El término lo creó Rohit Bhargava, de Ogilvy PR en Estados Unidos. Primero publicó 5 reglas que fueron actualizadas por él mismo en agosto de 2010 cuando nuevamente publicaba las cinco reglas de SMO:

1. Crea contenido que se pueda compartir: Acreditando el potencial viral del contenido, Rohit cree firmemente que cuanto mejor sea una publicación, más personas los compartirán e interactuarán con ella haciendo que sea aún más visible.

2. Facilita que el contenido sea compartido: Para que el contenido se comparta fácilmente, no basta con que sea de calidad; es necesario que el gesto de compartir, en si, esté al alcance del usuario. Para garantizar eso, los botones sociales deben estar en un lugar bastante visible, y que se desplacen con el scroll. El formato de tweet sugerido, por ejemplo, debe contener un hashtag o una mención a tu perfil. Los botones de Facebook requieren el uso correcto de Open Graph en el código de tu site, de modo que la imagen en miniatura que se accione sea correcta y refleje con precisión lo que quieres resaltar de esta página. Si tu sitio utiliza muchas imágenes, utiliza Pinterest como recurso para compartir junto a cada imagen o en cada página.

3. Recompensa el engagement: La evolución del marketing digital ha demostrado que existen otras métricas que van más allá de la cantidad de links. Una de estas métricas es el engagement que se garantiza por medio de interacciones y diálogos de los usuarios con las marcas. Rohit declara que el engagement es el comportamiento online que más importa y por ello debe ser valorado y recompensado.

4. Comparte contenido proactivamente: Rohit destaca la importancia de la repetición en los perfiles sociales de la marca en redes sociales. Si el contenido no caduca de un día para otro, es importante hacer más de un llamamiento en redes sociales diferentes días y a diferentes horas para llegar a una audiencia mayor.

5. Estimular el Mashup. La práctica de apropiarse de un contenido, integrándolo con nuevos elementos es algo que ha crecido en los últimos años. El público continúa queriéndo sentir dueño del contenido disperso en la red, incluso del generado por las marcas. Un claro ejemplo de esto son los Memes. Esto refuerza la presencia de una marca en las redes sociales.

 

¿Cómo planificamos entonces nuestros contenidos para cumplir estas 5 reglas?

Para que la gente interactúe con nuestro contenido necesita una motivación (un por qué voy a participar en esto) y unas condiciones adecuadas. Básicamente las condiciones son que las barreras de entrada sean bajas (que no le resulte difícil al usuario) y que hablemos su propio lenguaje (que el usuario no tenga que cambiar la forma en la que ya se comporta).

En el primer caso levantamos barreras cuando le pedimos al usuario información extra, o, por ejemplo, aceptar nuevos permisos de una aplicación en Facebook si no está suficientemente justificada. En el segundo caso, hablamos el mismo lenguaje cuando comprendemos las acciones que está desarrollando el usuario en esa plataforma (por que hace click en me gusta, por qué comenta, o comparte en el caso de Facebook. Por qué pone un enlace, “retuitea”, o añade un hashtag en el caso de Twitter.)

Gracias al Social Media Analytics podremos comprender qué funciona y qué no y optimizaremos progresivamente la forma en que planificamos nuestro contenido y lo damos a conocer en la red. Pero eso será materia del próximo post.

Marco Pilco Vinueza

 

Vota