De los creadores de Twitter, nace Potluck, una nueva red social cuyo objetivo es compartir enlaces y comentarlos.

Potluck surge de la idea de tener un sitio online donde poder compartir los links que el usuario encuentre por la web y quiera dar a conocer a los demás internautas sin buscar una promoción especial de la cuenta o fomentar una personalidad concreta.

Lo que los desarrolladores de Potluck destacan es que el perfil del usuario no hay por qué crearlo con una identidad falsa, ya que hasta que alguien no pincha en los enlaces que un usuario publica, no se conocerá su identidad. Es una red social donde no se le da tanta importancia a las personas, sino al contenido que se comparte.

Potluck

‘Las únicas personas que sabrán que has sido tú (el que lo ha compartido) son aquellas que están lo suficientemente interesadas en hacer clic’, han explicado sus creadores. Con eso esperan que los usuarios se olviden de aparentar en la red social y se creen unos lazos de verdadero interés, basados en gustos afines, lo que asegura que tu contenido será visto por el target específico al que te quieres dirigir, e incluso obtener una retroalimentación de un público interesado y conocedor de aquello que compartes.

Además, se puede vincular a Facebook, Twitter y Gmail para encontrar contactos con los que interactuar. De hecho, es la única forma de encontrar a otros usuarios a los que seguir, por lo que el círculo es mucho más personal que en otras redes abiertas centradas en la información.

Twitter Potluck

En un principio, Potluck puede resultar interesante para aquellos usuarios que quieren difundir el contenido de su web o el último post publicado de su blog. Sin embargo, resulta complejo y trabajoso conseguir establecer una red de amigos activa y que difunda a su vez nuestros contenidos.

Además, en su intento por ser una red social distinta a las que usamos la mayoría, Potluck no permite subir fotografías o vídeos, únicamente enlaces que serán los que darán forma a tu perfil y a tu muro.

De momento, yo ya he empezado a ‘experimentar’ con Potluck, ¿y vosotros, os animáis?

Lorena Falero

Vota