¿Quién está utilizando mi Wi-Fi?

Si preguntásemos en grupo de aproximado de 50 personas, ‘¿cuántos utilizáis una red Wi-Fi ajena para conectaros a Internet?’, posiblemente el 50% de los presentes responderían afirmativamente a esta pregunta (más un 10% que seguramente lo hiciese también pero no quieren admitirlo…).

Según el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco), casi un 12% de los internautas españoles se aprovecha de la red Wi-Fi de otro particular, siendo una tendencia en constante aumento.

Siendo sinceros y con algo de coherencia, la práctica de ‘robarle la Wi-Fi al vecino’ es cuanto menos inmoral. De hecho, es una práctica considerada delito tipificado en el Código Penal; en concreto, en los artículos 255 y 256, que hablan de las defraudaciones del fluido eléctrico y análogas al romper las contraseñas y acceder a una red privada.

Desde Top Position, no pretendemos dar más trabajo a los Juzgados de lo Penal (que ya tienen lo suyo), pero si queremos que conozcas si hay algún listillo que se está aprovechando de tu Wi-Fi, que está haciendo que tu conexión sea más lenta.

Para ello, te traemos la aplicación ‘Who is on my Wi-Fi’, que te permite de forma gratuita, conocer si hay alguien está enganchado a tu red. Se instala como un programa más, y su funcionamiento es muy intuitivo: basta con pulsar ‘scan’ y en unos segundos tendrás, en el peor de los casos, un listado de resultados con ordenadores enganchado a tu red; o en el mejor de los casos, ningún resultado.

‘Who is on my Wi-Fi’ proporciona un listado de las máquinas que están conectadas a nuestro router con su IP, además del tiempo que el intruso lleva enganchado a nuestra red.

Who is on my Wi-Fi?

Una vez detectado, ¿ahora qué? Te ofrecemos dos soluciones para acabar con el listillo:

1-      Cambiar el nombre y contraseña de nuestro router. Se aconseja de hecho, cambiar la contraseña que el router trae de serie, pues existen sitios y aplicaciones web que venden los datos de acceso que configura el proveedor de Internet.

2-      Ocultar el SSID (Service Set IDentifier), haciéndola invisible para el usuario, y siendo solo posible conectarse a ella escribiendo el nombre de la red (no aparece en el resultado de búsqueda de Wi-Fi).

Teniendo en cuenta estos consejos, será cuestión de minutos que vuelvas a tener tu red Wi-Fi en exclusiva para tu uso y disfrute doméstico.

 Lorena Falero 

Vota