Densidad, divino tesoro

Parece lógico pensar que Google bonificará aquellas páginas web que tengan relevancia textual para una palabra-clave determinada. Si un usuario busca Caballos en Google, intuitivamente esperaremos que las páginas que aparecen en posiciones destacadas contengan textos descriptivos que repiten un número de veces la palabra “caballo” o “caballos” o sus sinónimos -aunque sea un buscador textual y no semántico, Google sí es capaz de procesar sinónimos como si fueran la palabra buscada.
Este criterio se denomina densidad de la palabra clave en el texto de la página, y es el resultado de dividir las veces que aparece una palabra clave concreta entre el total de palabras del texto de esa página web.

Ahora bien, lógicamente podemos pensar que el diseñador de una página web, a sabiendas de la importancia de esta relevancia textual, rellene el texto de la página de la palabra clave en la que más le interesa destacar. De esa manera, una página web de viajes a Marruecos podría poner esas palabras -Viajes, Marruecos, viajes a Marruecos- por todo el texto, de forma que se repitan multitud de veces. Esta práctica se denomina relleno de palabras clave -keyword stuffing en inglés- y está penalizada por Google.

En palabras de David Viney “los usuarios se irritan ante páginas con uso excesivo de palabras clave -relleno de palabras clave- y los filtros de Google detectan estos patrones artificiales y los penalizan” (Viney 2008: 30)

Por tanto, estamos claramente ante un factor de posicionamiento de efecto parabólico. El algoritmo de Google premia una densidad razonable de una palabra clave en el texto de la página, pero penaliza densidades anormales o manipuladas. Los expertos conocedores de la naturaleza de este factor afirman que la densidad ideal de la palabra clave en el texto de la página oscila entre un 2% (la palabra en cuestión se repite dos veces por cada cien palabras) y un 7% (la palabra se repite siete veces por cada cien palabras). La experta Jerri Ledford nos cuenta en su SEO Bible, (2009) que “Algunos expertos dicen que la densidad de la palabra clave (se refiere en el texto principal) debe estar entre un 5% y un 7%. Otros sugieren que sea algo más alta o más baja.” (Ledford 2009: 67)
Por otro lado, el mismo Viney afirma que: “la densidad del texto de la página web debería ser del 2% al 4% para cada palabra o palabras clave”, original en inglés, (Viney 2008: 110)

Es de gran interés estudiar por tanto, las dos siguientes cuestiones:

  1. ¿Cuál es el porcentaje ideal de densidad de palabra clave en el texto de una página web? 
  2. ¿Cuál es el máximo porcentaje de densidad que permite a una página web colocarse en los primeros lugares?

La respuesta aproximada a esta primera pregunta nos la dará la media de todas las páginas web en la primera posición de google para las distintas palabras clave del estudio empírico. Veremos al calcularla si ese porcentaje está dentro de la horquilla que se baraja con frecuencia –entre el 2% y el 7%- y que podríamos considerar el consenso científico al respecto.

Las densidades máximas en las páginas situadas en las primeras posiciones nos darán la respuesta a la segunda pregunta. En otras palabras, veremos cuáles son, con independencia de la media, las densidades más elevadas que logran situarse en los primeros lugares.

¿Y cuáles son los resultados?

La densidad media de todas las páginas web en primeras posiciones estudiadas es de 2,35% (de cada cien palabras de texto en la página web, la palabra clave se repite algo más de dos veces).

La densidad de todas ellas oscila entre el 0% y el 21,56%. Debemos destacar que sólo hay 11 páginas ganadoras con densidad de la palabra clave en el texto por encima del 7%. Son las siguientes páginas web:

Densidad, divino tesoro

Por el otro extremo, hay 199 páginas web con densidades inferiores a 2% y 78 páginas web con densidades menores de 1%, que logran la primera posición.

Este resultado confirma que una densidad por encima del 7% o por debajo del 1% dificulta lograr una primera posición en Google, aunque hay que añadir que en determinadas circunstancias, no lo impide.

Un 75,2% de las páginas en primeros lugares tienen densidades entre 1% y 7%.

Por tanto, si quieres que tu página web llegue a las primeras posiciones, usa un texto que tenga una densidad de palabra clave de alrededor del 3%, y si es posible que no sobrepase el 7% ni descienda por debajo del 1%.

Atrás / Adelante

Vota