Breve historia de los buscadores

Los motores de búsqueda están asociados a Internet desde los mismos comienzos de la Red de Redes.

Según el estudio de la Universidad de Leiden (Holanda) y otros autores, el primer buscador digno de tal nombre fue llamado “Archie”, diminutivo de Archives –archivos en inglés. Fue creado por Alan Emtage, estudiante de ciencias informáticas de la Universidad McGill (Montreal, Canadá) en 1990. Este primer buscador indexaba nombres de archivos, creando una base de datos abierta que daba como resultado de la búsqueda los archivos que coincidían con la palabra buscada.

En 1991 nació Gopher creado por Mark McCahill, protocolo que permitió la aparición de dos nuevos programas de búsquedas: Veronica y Jughead. Como Archie, estos primeros motores buscaban nombres de archivos alojados en los sistemas de índices de Gopher. Como curiosidad, podemos destacar que aunque Archie no estaba relacionado con la serie homónima de comics, estos dos nuevos motores tomaron nombres de personajes de la serie, para vincularse así con Archie.

El 2 de Septiembre de 1993 llegó lo que puede considerarse propiamente como el primer motor de búsquedas: W3Catalog.

Unos meses antes, en junio del mismo año, había visto la luz la primera araña o robot rastreador –web crawler en inglés– que recorría toda la Web entonces existente procesando las distintas páginas web. El Robot, bautizado como el “Errante de la Red Global” –World Wide Web Wanderer– terminó su trabajo en 1995. Tardó dos años en rastrear toda la Red. El índice que produjo se denominó Wandex. Su autor fue Matthew Gray, del MIT –Massachussets Institute of Technology.

El segundo motor de búsqueda, Aliweb, se lanzó en Noviembre de 1993. Y un mes más tarde, surgió JumpStation. Este buscador, aparecido en diciembre de 1993, tiene ya las características básicas de los actuales buscadores. En efecto, a pesar de que, dada su limitada capacidad, JumpStation procesaba sólo los títulos de las páginas web y sus principales encabezados para construir su índice; lo hacía sirviéndose de un robot para capturar la información, ofrecía resultados en base a palabras clave y presentaba esos resultados en listas de direcciones Web que coincidían con la palabra buscada. En otras palabras, ya se parecía considerablemente al Google actual.
Comenzó a indexar el 12 de diciembre de 1993. Estaba alojado en la Universidad de Stirling (Escocia, Reino Unido).

Su autor, Jonathon Fletcher, se había graduado recientemente de esa misma universidad. Fue el responsable de su lanzamiento y posterior gestión, pero el proyecto fracasó por falta de recursos, ya que él dejó la Universidad de Stirling a finales de 1994 sin haber logrado financiación ni siquiera de la misma universidad. Para entonces el motor tenía más de 270.000 páginas web indexadas.

Adam Wishart y Regula Bochsler cuentan en su libro –Leaving Reality Behind: etoys v eToys.com, and other battles to control cyberspace, Ecco, 2003– estos y otros detalles de la historia de JumpStation y los avatares de su fundador.

Seguimos avanzando y nos encontramos unos meses después, el 20 de abril de 1994, con Webcrawler –Rastreador de la red en Inglés–, el primer motor de búsqueda de texto completo, es decir, que rastreaba e indexaba todas las palabras de una página web y no sólo las principales. La página de Webcrawler existe todavía. Ya no ofrece el buscador original, sino una mezcla de resultados de los principales motores de búsqueda actuales –Google, Yahoo, Bing.

Lycos fue otro buscador nacido en 1994, con un gran impulso comercial. La empresa fue creciendo hasta que la compró Terra, la filial de Telefónica en medio de la burbuja de Internet de 2000, por la no despreciable cantidad de 2 billones de las antiguas pesetas o 12.500 millones de dólares. Cuatro años después, en 2004, fue vendida – por una fracción de esa cantidad.

Volvamos a los buscadores. Poco tiempo después de la aparición de Webcrawer y Lycos, proliferaron nuevos buscadores como Magullan, Infoseek, Excite, Inktomi, Northern Light, AltaVista y Yahoo. Por aquel entonces su uso ya comenzaba a generalizarse en Estados Unidos.

En 1996, la empresa del famoso navegador Netscape quiso llegar a un acuerdo exclusivo con un solo buscador que apareciera por defecto en su programa. Al final, cinco de ellos, Yahoo!, Magellan, Lycos, Infoseek, y Excite, llegaron a un curioso acuerdo y pagaron cinco millones de dólares anuales por cabeza por rotarse en la página de buscadores del navegador. Esto da una idea de la importancia que comienzan a tener los buscadores ya en esa temprana fecha. No es extraño que varias de las empresas que lanzaron buscadores por aquel entonces se “pillaran los dedos” en la locura de la burbuja de Internet, especialmente entre 1999 y 2001.

Para entonces, comenzaba a descollar un buscador nacido en 1998: Google. Sus resultados de búsquedas eran mejores que los demás, y a través del boca a boca iba ganando terreno.

La empresa Microsoft, por su parte, lanzó su buscador –MSN Search– en 1998, usando como base el motor de Inktomi. Seis años después, Microsoft comenzó la transición a su propio buscador, que usa su propio robot –msnbot–, relanzado con fuerza en 2009 con el nombre de Bing.

A pesar de la feroz competencia, la tasa de mercado global de Google en junio de 2010 es de un 84,96%, según la prestigiosa medición de Netmarketshare. Luego veremos los datos para España.

Atrás / Adelante

Vota